.

martes, 8 de noviembre de 2016

Opinión: Lo de Blas Peralta fue demasiado! “Ya nadie cree el cuento de la enfermedad”

DIARIO LIBRE: No sería muy aventurado decir que Jean-Alain Rodríguez no conoce personalmente a Blas Peralta, mucho más si se tiene en cuenta que la persecución y sometimiento fue obra de una subalterna.
La Fiscal del Distrito Nacional.

Tampoco lo sería que los amigos del transportista conocen a los amigos del Procurador. Las colindancias son un traje a la medida de cada circunstancia. Las enfermedades fueron excusas perfectas en otros tiempos, pero ya no. Lo peor que puede hacer un preso ahora es enfermarse, pues nadie va a creerle. Hasta los cielos son puestos en apuro. El refrán es como un disparo a la sien: no falla, y mata al instante. Lo mucho hasta Dios lo ve, y lo de Blas Peralta fue demasiado.


Además, los privilegios no resuelven, y al final la justicia se impone. O la hace Dios, o la hace el hombre. Los militares golpistas argentinos fueron recluidos en verdaderos resorts, y murieron condenados. Pablo Escobar construyó su propia cárcel en Envigado, de la que también se escapó, pero ya sabemos su destino. Hay afanes grandes que nunca llenarán su cometido. Si la puntería es mala, el tiro siempre saldrá por la culata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario