.

miércoles, 20 de junio de 2018

Carreteo: Ciudadanía dice no aguanta más precios de los combustibles

SANTO DOMINGO, Ante la conducta alcista de los precios del petróleo en el mercado internacional y el descontento de la población por los aumentos en las tarifas de los derivados de los hidrocarburos en el contexto local, que se ha perpetuado durante años, organizaciones sociales listaron sus reclamos en una movilización para provocar la atención del Gobierno sobre sus políticas para el establecimiento de los precios de los combustibles.

Los movimientos sociales Marcha Verde, Somos Pueblo y Ciudadanos Indignados, encabezaron la lista de los participantes, quienes –aunque reconocen el incremento que desde hace meses ha ubicado el barril a unos US$70– atribuyen las causas de las alzas a una supuesta mafia en la que participan grupos empresariales del sector, el Gobierno con la anuencia de sus máximos representantes, y el Ministerio de Industria y Comercio –según mencionaron.

‘‘Solo la mafia del gas propano ha significado, durante siete años, RD$1000 millones, RD$12, 000 al año. Pero aparte de eso, el manejo que hacen con los combustibles es para penalizar a la población, empobreciéndola, y tener una fuente de enriquecimiento y de robo.

‘‘Los de la mafia de los combustibles, alteran los fletes, alteran los precios de los almacenamientos… No hay en lo absoluto transparencia’’, advirtió el dirigente político Narciso Isa Conde, quien participó la tarde del martes 19 de junio en la nueva modalidad de manifestación pacífica de agrupaciones la clase media dominicana.

Más temprano, y como contraparte, la voz del Gobierno de Danilo Medina en el ente regulador de los combustibles, Nelson Toca Simó, rechazó las acusaciones de la sociedad civil, que van desde una supuesta organización ilítica dentro de los grupos de poder, consentida por su gestión y otras anteriores, hasta el desinterés del Gobierno por acogerse a recomendaciones de expertos para impedir que los costos continúen encareciendo la vida de la ciudadanía.

Toca Simó afirmó que las tarifas ‘‘se fijan con total claridad y transparencia’’ y que ese “carreteo pudo evitarse, si los convocantes hubieran solicitado una cita al Ministerio para escuchar todo relativo a cómo se establecen los precios de los combustibles a nivel nacional”.

Pero los grupos que desde enero de 2017 reclaman el cese de la ‘‘corrupción’’ y la  ‘‘impunidad’’, tal como dijo Eduardo Sánchez de Somos Pueblo, antes de arrancar la movilización que recorrió un importante tramo de tránsito del Distrito Nacional, quieren respuestas contundentes, no reuniones elitistas a puertas cerrada con un ministro.

En el tramo regional, ya los transportistas de carga de Brasil paralizaron durante varios días avenidas importantes de ese país suramericano, ante los precios de los combustibles redoblados desde hace dos años. La huelga, que desestabilizó el país, buscaba presionar al Gobierno de Michel Temer para que introdujera un proyecto de ley que disminuyera los impuestos al crudo, inaguantables para ese sector.

En República Dominicana también la Federación Nacional de Transporte Dominicano (Fenatrado) advirtió hace unas semanas a los sectores público y privado que de no tomar medidas en el corto plazo, paralizarían sus labores. Los transportistas de carga constituyen una parte importante de la cadena de producción de las industrias dominicanas.

En palabras de los organizadores, el ‘‘carreteo’’ también es parte de la lucha contra la corrupción y ‘‘ensambla con todo lo que ha venido cambiando Marcha Verde en el país. Y yo creo que el Estado, las instituciones, están copadas por la mafia, yhay que llegar a un punto de quiebre.  Hay un abuso de poder, y un abuso liderado por mafias empresariales y de los altos funcionarios del Estado’’, subrayó Isa Conde.

Aunque el Gobierno utiliza el discurso de que el precio de los combustibles ‘‘no depende de nosotros, ni del ministro, ni del presidente de la República”, sino del mercado internacional, en la sociedad civil existe un descontento con la actuación del oficialismo en sus dos gestiones. De hecho, no solo la población pone en duda el manejo, expertos en finanzas alertan sobre sus políticas.
Recientemente el economista y exgobernador del Banco Central, Guillermo Caram, publicó una serie de recomendaciones al Gobierno, con aspiraciones de que la carga de los impuestos que genera la constante alza de los combustibles sea más llevadera para la población dominicana.
Proponía la congelación del tributo cobrado por este concepto y dejar de establecer márgenes de ganancia a empresas intermediarias del negocio, debido a que tienden a incrementarse en la medida que aumentan los precios del crudo.
También alertó que el sistema de fijación de precios vigente magnifica los efectos del incremento del precio del crudo, por lo que consideró como una responsabilidad estatal adoptar medidas para mitigar los efectos. Y ese ensanchamiento que hace el Gobierno, en voz de Caram, es dudoso.
‘‘En una forma poco convincente, aparentemente guiado para satisfacer sus necesidades de recursos, retozando con dos variables calculadas administrativamente, no precisadas en las leyes, como son la indexación de los componentes tributarios de la estructura de precios y el ad-valorem aplicado al precio de paridad de importación’’, aducía.
El economista argumentaba que si el precio sube en el exterior, los impuestos a pagar sobrepasan este aumento, aun aplicándole el mismo porcentaje de impuestos. ‘‘Esto hace que hoy en día se está cobrando casi un 40% de impuestos a la gasolina regular, 25% al gasoil y 10%en el caso del GLP’’.
La movilización, que realizaron ciudadanos en diversos medios de transporte, principalmente automóviles, criticada en redes sociales y por grupos empresariales, porque –según opiniones recogidas obstaculizaría el tránsito de la principal avenida y a las horas de mayor congestión, es otra modalidad de los movimientos sociales para externar su descontento.
En su defensa, los manifestantes consideraron que tiene un enorme sentido ir a las calles con nuevas formas, en este caso, el carreteo que significa caminar lento, lo cual crea una situación en el transporte como símbolo de que ”el pueblo dominicano de que esto no se puede soportar más”, dijeron.
fuente:acento.com.do

No hay comentarios:

Publicar un comentario