.

miércoles, 3 de julio de 2019

Podemos acusa al PSOE de buscar una investidura fallida.-Vicentenobledigital.com

El PP se abre a que UPN se abstenga si el PSOE no pacta con EH Bildu en Navarra

Sánchez e Iglesias mantienen su pulso entre amenazas cruzadas Iglesias transmite a Sánchez que no descarta votar en contra en su investidura
El PSOE afianza la investidura pero no logra estabilidad para gobernar
El último movimiento de Pedro Sánchez elevó ayer la desconfianza y el malestar de Podemos hasta el paroxismo.

El candidato socialista todavía no tiene el apoyo de su «socio preferente» para la investidura después de cuatro reuniones sin avances. Si nadie tuerce el brazo, las cuentas que maneja el PSOE solo conducen a una repetición electoral.

Ayer la portavoz de Podemos en el Congreso, Irene Montero, denunció que al presentarse sin apoyos los socialistas buscan una investidura fallida el 23 de julio para «presionar a Cs» con nuevos comicios. «Sánchez camina a una investidura fallida sin negociar nada con nadie para presionar a Cs, pero es posible un gobierno de coalición progresista en julio. No renunciaremos», aseguró en Twitter.

Podemos quería votar «no» en julio para apoyar la investidura en un «segundo intento» en septiembre si así conseguían entrar en el Gobierno. Pero, visto que todo apunta a que puede no haber segunda vuelta —si tumban la investidura, Sánchez amenaza con elecciones el 10 de noviembre—, Montero recordó ayer que todavía hay tiempo para negociar el «sí» en julio si acuerdan la anhelada coalición. Los sondeos reflejan que Podemos sufre un declive, por lo que otros comicios les dejarían muy damnificados. El choque de trenes entre Sánchez e Iglesias ha convertido la negociación en una guerra de desgaste para ver quién aguanta más. De momento, Podemos y En Comú Podem —dentro del Grupo Parlamentario de Unidas Podemos— han renunciado a la demanda de un «referéndum pactado» en Cataluña en su último escrito de 25 propuestas para que Sánchez se abra a la coalición. 

«Estamos esperando a que Sánchez cite a Iglesias de nuevo», dijeron ayer desde la formación morada.

El factor Navarra
El PP y Cs, que se mantienen en el «no» a Sánchez, ven reforzada su posición por la situación en Navarra. Ambos partidos firmaron ayer en el Congreso con Unión del Pueblo Navarro (UPN) el mismo documento por «la dignidad de las instituciones navarras y españolas», pero lo hicieron por separado por el rechazo de Cs a hacerse una foto incómoda junto al PP. En rueda de prensa, Pablo Casado aseguró que, por su parte y en lo que respecta a la coalición de la que forman parte PP, Cs y UPN —Navarra Suma—, los tres partidos podrían hacer «todo» conjuntamente. Los hechos demostraron que en la formación de Albert Rivera no piensan igual y fue el presidente de UPN, Javier Esparza, el que suavizó la tensión asegurando que Navarra Suma está formada por tres partidos que «en momentos puntuales necesitan tener voz propia».


La trascendencia del documento reside en la influencia que tendrá en la sesión de investidura de Sánchez lo que ocurra en Navarra. Casado, que rechazó la abstención del PP ante un presidente que actúa siguiendo «una estrategia partidista y personal», recordó la mano que tendió al jefe del Ejecutivo en funciones: si no pacta con EH Bildu, aceptará que Navarra Suma estudie «vías de gobernabilidad» para investir al líder del PSOE. Incluso llegó a reconocer que una abstención de los dos diputados de la coalición, que son de UPN, «supondría una abstención del PP».

En Cs ni tan siquiera ven con buenos ojos la posible abstención de los dos diputados de Navarra Suma, pero tampoco se atreven, por el momento, a ir más allá y amenazar con romper sus relaciones con UPN si finalmente termina facilitando el nombramiento de Sánchez. Todo pasa por Navarra, en cualquier caso, donde la socialista María Chivite deberá renunciar antes a gobernar dependiendo de Bildu.

Si el PSN se abstiene en Navarra a la investidura de Esparza, la de Sánchez sin los independentistas estará algo más cerca. Eso sí, Cs no se plantea cambiar su voto en ningún escenario —su Ejecutiva ratificó el «no es no» la semana pasada— y Rivera, de hecho, descartó ayer reunirse otra vez con Sánchez si este le vuelve a citar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario