.

jueves, 29 de octubre de 2020

La trágica historia de Saartjie, La Venus Negra

Hoy es un símbolo nacional después que su cadáver fuera rescatado el Día de la Mujer en su país y sepultados en el sitio donde nació

Vendida a un marinero inglés, llegó a Europa en 1810. Durante cinco años, Saartjie Baartman (La Venus Negra) fue exhibida como una bestia curiosa en ferias y salones de Inglaterra y Francia donde miles de badauds (mirones) venían a ver sexo, tetas y trasero protuberante de la llamada Venus Hotentote.

Ella fue probada, violada y tocada con paraguas y otros objetos puntiagudos. Fue examinado por un zoólogo (cuvier) en París que la guardó en su “Libro, la historia natural de los mamíferos”. Libro, se supone que agrupar a animales vivos. A su muerte en 1815, uno de los naturalistas franceses más grandes, disecó su cuerpo, su cerebro y sus genitales fueron conservados en formol. Su cuerpo fue moldeado y expuesto durante casi dos siglos en el Museo del Hombre de París.

El único pecado de Saartjie Baartman fue el de tener formas generosas como todas las hermosas mujeres negras. En 1994, un tiempo después del final del apartheid en Sudáfrica, los khoikhoi solicitaron a Nelson Mandela la devolución de los restos de Saartjie para poder ofrecerle una sepultura y devolverle su dignidad. Esta solicitud se enfrenta a una negativa de las autoridades y del mundo científico francés en nombre del patrimonio inalienable del Estado y de la ciencia. Sólo en 2002, tras la aprobación de una ley especial, Francia devolvió los restos a Sudáfrica.

Tabo M ‘ Beki, presidente en ejercicio de Sudáfrica (en 2002), dirá cuando regresen los restos de Saartjie Baartman: ′′No fue esa africana privada de su identidad y de su patria la que era la bárbara, sino aquellos que lo trataron con brutalidad de bárbaros”. El amor de la vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario