.

lunes, 5 de octubre de 2020

Reiterado: Para RD Haití es un país inviable

Lo dijo Abinader antes de ser presidente y lo confirma el canciller, aunque no con palabras directas, en su discurso ante la ONU

Por Germán Reyes

Santo Domingo.- A los haitianos cayó como un balde de agua fría la publicación, en tiempos de campaña electoral en República Dominicana,  de un vídeo donde el hoy presidente Luis Abinader sostuvo que su nación es inviable, lo cual al parecer fue reiterado hoy por el canciller Roberto Álvarez en su discurso ante el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Desde ese enfoque, el canciller dominicano fue reiterativo en acudir a la comunidad internacional como única tabla de salvación para la superación de la crisis en la nación caribeña.

Por esas razones, Álvarez sostuvo que la Misión de las Naciones Unidas de Apoyo a la Justicia en Haití (MINUJUSTH) no debió terminar su mandato el 15 de octubre de 2019 por sus aportes determinantes a la solución de la crisis, la cual trató de describir con el mayor lujo de detalles posible.

“Es por esto que en la primera intervención dominicana sobre el tema haitiano frente a este Consejo el año pasado advertimos sobre el peligro de una salida prematura de la MINUJUSTH sin antes haber alcanzado las condiciones adecuadas para ello”, dijo. “Esperamos que esta situación sirva de ejemplo cuando sea analizada la continuación de mandatos de otras misiones, a fin de no cometer el mismo error”.

Para Álvarez, la comunidad internacional, incluida República Dominicana, no puede dejar sola a Haití. “La conjunción de crisis institucional, Covid19 y fenómenos climáticos adversos puede ser una combinación demoledora para un país al que no podemos dejar solo”.

RD y la comunidad internacional también

A su manera de ver, para que sea posible la coordinación entre Haití y República Dominicana también se requiere de un factor exógeno: la comunidad internacional. “El éxito de las políticas de salud, seguridad, defensa y adaptación al cambio climático requiere la coordinación binacional”.

Dada la situación de Haití, prosiguió el canciller dominicano, para lograr esa coordinación es imprescindible, repito imprescindible, el apoyo y el acompañamiento de la comunidad internacional y los organismos multilaterales.

Plantea retos

En su razonamiento, la inestabilidad en Haití amenaza la de República Dominicana y potencialmente a la de la región.

Agregó que por eso la inercia o la elusión (de la ONU y la comunidad internacional) “no pueden ser jamás políticas viables para el caso haitiano”.

“En este contexto, una vez más, nos hacemos eco de las palabras del Secretario General al decir que «en ausencia de apoyo financiero adicional, Haití se retrasará aún más en superar sus desafíos de salud y de desarrollo» , precisó.  “Y esto, distinguidos embajadores, no lo debería volver a permitir la comunidad internacional”.

Haití con su gobierno

Álvarez advirtió que la de hoy fue la última participación de República Dominicana en esa instancia de la ONU, en momentos en el que Haití se encuentra bajo condiciones políticas, socioeconómicas y de seguridad más precarias que las del año pasado.

Se refirió a la reiterada preocupación dominicana en el sentido de que a pesar de los avances del «Plan Una ONU» y aun con el apoyo del Equipo País de las Naciones Unidas a las autoridades haitianas, “este Consejo no puede darse el lujo de transferir las responsabilidades de la Misión al gobierno haitiano mientras persistan la profunda inestabilidad política y la crisis humanitaria actuales en ese país”.

Sin las elecciones no habrá solución

El diplomático dijo que para la solución de los problemas en Haití, además de la comunidad internacional, es imprescindible la participación activa de la sociedad civil y el liderazgo político haitiano, incluyendo un concurso efectivo de la diáspora, con criterios unificados y encaminados hacia una agenda común.

“Lo anterior solo puede lograrse si el proceso electoral pendiente en Haití es exitoso”, argumentó el canciller dominicano.

Explicó que por esa razón exhorta a la comunidad internacional a tomar un papel más activo en la organización de ese proceso y a extender el mandato de la BINUH, dotándola, además, de los recursos necesarios para su correcto funcionamiento.

En su opinión, la BINUH debe facilitar un Pacto Político amplio en Haití, que garantice la celebración de las elecciones legislativas, “que es la tarea más urgente”.

No hay una solución dominicana

Álvarez dijo que el gobierno dominicano hace un llamado a la comunidad internacional a proveer al pueblo haitiano la ayuda humanitaria que tanto requiere y los recursos necesarios para poder invertir en infraestructuras y en la creación de empleos.

Adelantó que República Dominicana continuará una política abierta a la colaboración sostenida con el pueblo de Haití, “una colaboración que caracteriza el profundo sentimiento solidario de nuestro pueblo, pero también declara con igual firmeza que no hay -ni podrá haber- una solución dominicana a la situación haitiana”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario